Sin la Luz

K. Barratt

sad woman

 

Y era la noche, la mañana, el día después. No recuerdo.
Solo su mirada tiene sustancia en mi memoria.
Las figuras que ahí bailan se hacen fuegos;
Hogueras que llaman; que acarician; que bailan.
Encadenadas.
Cadera con cadera.
Piernas serpentinas.
Peces plateados haciendo círculos en el agua,
En el espacio infinito
Delimitando la mirada que todo guarda;
Que nada deja escapar de las redes de sus pestañas,
Dedos sutiles que abrazan.
Suaves.
Lentos.
Besos sobre espaldas.
Su mirada que nada oculta, su mirada que todo empaña.
Su mirada: ecos de amores…
Y me llama.
A la dimensión dulce y agria, donde aves enredan
Mis cabello y los anudan con sus cantos.
Y yo ya no sé nada.
Si el mundo gira.
Si consto, si respiro, si alguna vez viví
O todo fue ilusión.
Porque si no me mira, ¿entonces qué soy?
Soy la estrella de los ciegos.
El perfume que queda cuando alguien se va.
Soy lo que no es, lo que no está,
Lo que casi se roza y después se esfuma,
Atisbo en la bruma que no se hace realidad.
El vacío, el silencio.
La tecla del piano que nadie toca.
El jardín de las rosas en casa abandonada.
Soy la ausencia, la ficción, lo inútil, lo vano.
El sueño que se olvida al despertar.

Sin la luz de su mirada soy otra sombra más.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea tu sitio web en WordPress.com
Empieza ahora
A %d blogueros les gusta esto: